Caminant

La participació i la política participativa no és propietat de cap partit, és una manera de fer o entendre les coses diferents al pensament dominant que ens rodeja.

Si he fet aquest pas endavant i he començat a caminar amb totes les conseqüències que comporta és perquè m’ho crec, crec que hem de participar en allò que ens organitza i determina la vida, la política.

Amb el company i amic Carles vàrem intentar (i seguim pensant que són necessàries aquestes iniciatives) obrir un fòrum de debat físic amb L’Eliana Debat, però quan parlem de iniciatives privades correm un risc de tenir problemes privats i altres ocupacions que ens dificulten continuar aquest tipus d’activitats les quals em pareixen molt necessàries i valentes.

Ara tant Carles com jo vàrem decidir participar en un altre mecanisme que tenim al nostre sistema, un partit polític, una organització amb la idea de fer tot allò que estiga en les nostres mans per aconseguir-ho sense cap altra aspiració que transformar aquest poble en un referent de alternatives socialment responsables.

Nosaltres ens sumem i creiem en unes idees que més enllà de la nostra presència física hauria de seguir tractant de portar-se a terme.

Advertisements

Límite

Hace falta un mínimo de bienestar y de confort; pero pasado ese límite aquello que debería ayudarnos se convierte en perjudicial. Querer crear un número ilimitado de necesidades para luego tratar de satisfacer es como perseguir el viento (…) la civilización, en el verdadero sentido del término no consiste en multiplicar las necesidades, sino en limitarlas voluntariamente.

Gandhi 1948

Madiba

Hoy os dejo un fragmento de la entrevista en www.eldiario.es a Mark Shuttleworth (Canonical – Ubuntu) en el que como sudafricano se le pregunta por Nelson Mandela y deja ésta magnífica respuesta.

MG – Conociste a Nelson Mandela. 

MS – Sí, me encontré con él varias veces.

MG – He leído que dijiste que él te inspiraba. (Asiente). ¿Qué nos puedes decir de él que no sepamos todavía o que no hayamos leído estos días por todas partes?

MS – Puedo confirmar algo que probablemente hayas leído. Hoy un montón de personas están idealizando a Nelson Mandela y diciendo qué humano tan no-humano era. De alguna manera, qué diferente a un humano era. Esto es algo como que, al decir que él era un santo están describiendo esencialmente a alguien diferente de tú o yo. Pero si hablabas con él de esto, él usaba esta expresión tan hermosa, él decía “No soy un santo, soy un pecador que continúa intentándolo”. Y el hecho es que tenía razón. Él hacía chistes totalmente políticamente incorrectos, si me entiendes lo que quiero decir.

En otras palabras, él no era un Buda, de hecho era un tipo que había experimentado la misma frustración y la misma ira que tú o yo. Para mí, esto hace la historia aún mucho mejor. Llamarlo santo es como si todo el mundo dijera: bueno, podemos seguir peleándonos entre nosotros porque él no era como nosotros. No. Él era humano. Él tomó la decisión consciente a diario de dejar ir ese enojo. Eso hace su historia muchísimo más valiosa para nosotros.

También pienso, cuando veo a personas haciendo cola para presentarle sus respetos y todo eso, no debemos olvidar que él fue a la cárcel en 1967, creo, fue a la cárcel porque estaba organizando bombardeos contra la infraestructura del gobierno. ¿Cómo llamamos a estas personas hoy?

MG – Terroristas.

MS – Sí. Es importante que si realmente estás maravillado por Nelson Mandela te preguntes, ¿a quién estoy llamando terrorista hoy? Y realmente deberías estar hablando con esa persona. Veo las mismas tensiones hoy, en España vosotros tenéis tensiones, tenéis vuestras voces marginadas, vuestros terroristas. Hay alguien en esa organización con el que deberíais estar hablando. Hay un Nelson Mandela dentro de Al-Qaeda, hay alguien allí con quien deberíais estar habando. Y no debería tomar 30 años encontrar a esa persona.

Si realmente queremos celebrar a Nelson Mandela, deberíamos cerrar Guantánamo. No porque no haya posibles criminales allí, pero porque cuando quitas a alguien de esta sociedad sin la oportunidad de oír su voz, no estás haciendo honor a Nelson Mandela. Así que eso es un poquito triste para mí hoy, con toda esa manifestación de emoción. Ese montón de personas profesando su admiración por el hombre, ¿realmente han aprendido la lección que él nos enseñaba? Esa es la lección más difícil.

Británicos y norteamericanos, si quieren volar a Sudáfrica y celebrar al hombre deberían mirar muy cuidadosamente cómo están actuando con los Nelson Mandelas de hoy. Nuestro Nelson Mandela de este tiempo se ve como ese hombre de la frase que dice que la oportunidad llega golpeando la puerta, excepto que lleva un mono de trabajo y tiene los dedos sucios, ¿sabes lo que quiero decir? Es lo mismo que pienso con Nelson Mandela. Cuando ellos logren al final de sus vidas todo lo que él logró, es fácil celebrar, pero realmente la lección real es comprometerse con Nelson Mandela cuando él estaba liderando la insurrección contra un gobierno elegido. Eso es lo más difícil de hacer.

Ayer escribía sobre latinoamérica, hoy miro a África, y en estos días que se esta mirando tanto el continente africano por la muerte de Madiba creo que merece la pena buscar un poco en África donde se pueden encontrar cosas tan interesantes como la ética Ubuntu. Que no solo es un sistema operativo basado en Debian.

Una definición extensa de la ética Ubuntu seria:

Una persona con ubuntu es abierta y está disponible para los demás, respalda a los demás, no se siente amenazado cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está seguro de sí mismo ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que se decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otros son torturados u oprimidos.

Mucho me queda por aprender y a la sociedad europea (tan paternalista con el resto del mundo) más. Todos se hicieron la foto y alabaron pero aún no parece que aprendieron lo que hizo. Espero que no lo mitifiquen y mercantilicen. RIP Madiba.